Skip to content

Bolsa y Empresa Familiar

by Braxton7 on octubre 24th, 2010

¿Es buena idea salir a bolsa para una empresa familiar?

Las decisiones que rodean el acceso a un mercado bursátil son de carácter estratégico. Son bastante irreversibles y se toman a muy largo plazo y con un período de maduración bastante dilatado.

Empresa familiar y empresa cotizada en Bolsa no son conceptos excluyentes. Al contrario, un buen número de las empresas admitidas en Bolsa siguen estando bajo el control de grupos familiares. De hecho, treinta de las cien mayores empresas que están cotizando son familiares. No se precisa que haya un abandono de las fórmulas de gobierno de la familia propietaria para controlar su gestión, puesto que el Mercado de Valores permite su mantenimiento.

No hay que ocultar la trascendencia que la decisión tiene para una empresa. amiliar. El énfasis de dicha cuestión está en el aspecto de la oportunidad.
Motivos del Acceso al Mercado Bursátil de la empresa familiar

Algunas de las motivaciones por las que la cotización en Bolsa puede ser muy positiva para la empresa familiar son las siguientes.

  • Aumenta la notoriedad y el prestigio de la empresa. Es una preocupación legítima del empresario. Hay informes publicados que señalan cómo para la mayoría de empresas francesas y británicas que han acudido recientemente al Mercado de Valores, la Salida a Bolsa ha supuesto, en primer lugar, un medio eficaz de reforzar su imagen frente a clientes e interlocutores financieros y, en un segundo plano, un medio para obtener financiación. La propia admisión a Bolsa supone un reconocimiento a la solvencia de la empresa, ya que ésta ha de evidenciar su capacidad de generación de beneficios en el pasado y en el futuro.
  • Incrementa el valor de la marca. Los inversores valorarán cada esfuerzo que se realice en la racionalización y profesionalidad de la gestión de la empresa. De este modo, se genera un incentivo constante a incrementar la eficiencia y la competitividad de la empresa. Muy especialmente, en el caso de empresas que producen bienes de consumo o servicios de uso generalizado, la Bolsa contribuye a incrementar el grado de difusión de la marca.
  • La publicidad contratada o espontánea que acompañó a la colocación en bolsa ha tenido un efecto directo en el incremento de ventas. En algunos casos, este “efecto Bolsa” ha sido cuantificado.
  • Fundamentalmente, tiene una inmensa virtud: institucionaliza la empresa, le da vida al margen de la familia creadora. Desde este punto de vista, me atrevo a decir que es la culminación de la labor del fundador.
  • Puede ser un medio para financiar con solidez el crecimiento. El crecimiento y la diversificación del negocio, unidos a intentos de expansión hacia el exterior, han caracterizado el desarrollo de muchas empresas familiares. Pero la aportación de recursos al negocio por parte de los actuales socios no
    siempre es posible y, a menudo, esa exigencia aparece en un momento poco oportuno. Por ello, en estos casos,  la vía de la Bolsa aparece como una alternativa clara. Las empresas que cotizan en Bolsa pueden conseguir esa financiación a través de ampliaciones de capital.
  • El cotizar en Bolsa supone tener una valoración objetiva y continuada de la empresa. Una parte interesante de esa valoración es que no contempla tanto a la empresa por su estructura actual, sino por su capacidad de generar beneficios futuros. Los inversores y analistas están valorando continuamente el
    proyecto que presenta la empresa y sus expectativas de negocio y de beneficio. Cuando una empresa confirma o supera las expectativas, se deja sentir en la valoración que los inversores otorgan a la misma. Esta valoración es, además, una valiosa referencia para los gestores de la empresa en su
    toma de decisiones. Este marco de valoración objetiva de la empresa ofrece también algunas ventajas adicionales:
    • puede convertir las acciones en un instrumento de pago de elevada liquidez, susceptible de ser ofrecido en operaciones financieras o como una garantía en negociación de préstamos.
    • Por otra parte, las compañías pueden optar por la reinversión de los beneficios, como alternativa al pago de dividendos sin perjudicar a aquellos
    accionistas que necesiten una liquidez inmediata.
    • Las empresas que cotizan en Bolsa cuentan, frente a las que no lo hacen, con una prima por la posibilidad de liquidez de su valor. Por tanto, a igualdad de rendimientos, siempre valdrá más por la posibilidad de liquidez. La práctica del mercado americano sitúa esta prima entorno a un 20% del valor de la
    compañía.

Ver más:

From → Salir a Bolsa

Comments are closed.