Skip to content

Asesores en Inversiones

Asesores Independientes de Inversiones

Los asesores de inversión son personas o empresas ajenas a las casas de bolsa que se dedican al manejo de carteras de valores y ofrecen regularmente servicios de asesoría, supervisión y toma de decisiones de inversión a nombre de terceras personas. En las actividades financieras reguladas, ofrecen asesoramiento y administración de portfolios de inversión, facultados exclusivamente para girar instrucciones, la custodia de valores permanece en la institución financiera a nombre del titular.

El asesor en inversiones es un profesional que usa sus conocimientos y experiencia en el manejo de los portafolios de inversión de sus clientes.

La figura del asesor en inversiones es conocida en otros países como Investment Advisor.

Los fondos manejados por los asesores de inversiones se encuentran depositados a nombre de cada uno de los clientes en cuentas individuales, en las diferentes Casas de Bolsa o Bancos, y el cliente es el único que puede retirar fondos o valores conforme a lo establecido en el artículo 12–Bis de la Ley del Mercado de Valores.

Para el manejo de la cuenta, el cliente otorga al asesor de inversiones un poder limitado exclusivamente para girar instrucciones a las instituciones financieras de compra y venta de los valores que integran su portafolios de inversión. Por lo tanto, los asesores de inversiones no puede retirar efectivo ni valores de las cuentas de los clientes.

Los asesores de inversión son contratados por inversionistas que deseen contar con una alternativa para asesorar sus inversiones, lo cual puede redundar en beneficios para el inversionista siempre y cuando comprenda con toda claridad que, al nombrar a un asesor de inversión, le está otorgando la facultad de
decidir sobre su patrimonio, por lo que esta facultad debe ser adecuadamente establecida.

Para autorizar al asesor de inversión para el manejo de la cuenta es fundamental que, ante fedatario público, el inversionista le otorgue un poder o suscriba el addendum al contrato de intermediación bursátil que la casa de bolsa puede proporcionarle. Estos documentos deben contener, entre otras cosas, lo siguiente:
a) El nombramiento del asesor de inversión como su apoderado legal para manejar la o las cuentas, según sea el caso, en una o varias casas de bolsa.
b) El tipo de operaciones que el asesor puede realizar en su nombre o, en su caso, la mención de aquellas que está facultado a realizar, pudiendo también limitar el monto máximo de esas transacciones. Las operaciones que no se encuentren especificadas deberán ser ratificadas directamente por el inversionista ante la casa de bolsa.
c) La obligación de informar a la casa de bolsa en caso de cambio de su asesor de inversión o la terminación del contrato que suscribió con él. Lo anterior a fin de que la intermediaria (la casa de bolsa) no reciba más instrucciones del asesor de inversión revocado por el inversionista.
d) En su caso, la obligación de informar por escrito a su casa de bolsa las condiciones de pago al asesor de inversión.
e) En su caso, la autorización para que su asesor de inversión reciba o recoja su estado de cuenta mensual.
A menudo, cuando los inversoristas piensan contratar los servicios de un asesor de inversión, se le aconseja que otorgue un poder o suscriba el addendum al contrato de intermediación, ambos ante fedatario público, y que evite nombrar como titular o co-titular a su asesor de inversión, porque de esta forma lo hace
copropietario de los valores depositados en la misma y podrá disponer de ellos como si fueran suyos.

Es importante mencionar que los asesores de inversión no pueden garantizar rendimientos a los inversionistas.

Cuando el inversionista autorice a un asesor de inversión para el manejo de su cuenta, su casa de bolsa le solicitará una copia del poder que el inversionista haya otorgado ante fedatario público o la suscripción de addendum al contrato de intermediación, el que también será otorgado ante fedatario público.
Cualquier operación ordenada por el asesor de inversión y ejecutada por la casa de bolsa, libera a ésta de cualquier responsabilidad.

Cada inversionista sólo podrá nombrar a un asesor de inversión por cada cuenta y contrato de intermediación con que cuente.

En México las casas de bolsa  son instituciones autorizadas, supervisadas por las autoridades y adecuadamente capitalizadas para responder frente a sus clientes de las operaciones que celebran por su cuenta. En cambio, los asesores en inversiones no están sujetos a la supervisión de la Comisión.

El cliente debe tener una cuenta o contrato con un intermediario y los asesores de inversión deben contar con un mandato que les faculte a girar instrucciones a nombre de sus clientes, o bien, estar autorizados al efecto en los contratos de intermediación. Las operaciones con valores ordenadas por el asesor deben quedar documentadas a nombre del cliente. Los asesores tienen prohibido recibir en depósito, en administración o custodia, o bien en garantía, dinero o valores que pertenezcan a sus clientes, salvo tratándose de las remuneraciones por la prestación de sus servicios.

Las obligaciones y prohibiciones de los asesores de inversión se establece en los artículos 226 y 227 de la Ley del Mercado de Valores (LMV).

Retribución

Para evitar conflictos de interés en la toma de decisiones, la Comisión Nacional de Valores, la Asociación Mexicana de Asesores Independientes de Inversiones en Valores y el artículo 12–Bis de la Ley del Mercado de Valores (el cual rige el marco de comportamiento de los asesores en inversiones), prohíben estrictamente que un asesor reciba cualquier tipo de remuneración por parte de las instituciones financieras o de las emisoras.

Los ingresos de algunos Asesores de inversiones provienen única y exclusivamente de los honorarios pactados con el cliente, y éstos se definen con base en un porcentaje fijo sobre el monto total de la cuenta asesorada.